Mis inicios… con mi vecino.

Amateur

Mis inicios… con mi vecino.
Esta es una historia real.

Yo era un chico virgen en aquel momento, me masturbaba como cualquiera, no me había llegado la oportunidad de tener relaciones sexuales con alguna chica que me gustara, además era un poco cobarde para insinuarme a alguna para salir y experimentar, me concentraba más en divertirme jugando video-juegos en casa o en casa de mis amigos.

Siempre he vivido en un edificio, recientemente se había mudado una familia a un apartamento adyacente al mío, como es de costumbre todos los demás residentes le damos la bienvenida, entre los miembros de esa familia había un chico un poco mayor que yo de piel morena, ojos oscuros y cabello corto, se llamaba Andrés, también le gustaban los video-juegos como a mi así que empezamos a pasar tiempo juntos, unos momentos en mi casa y otros en la suya, era una amistad muy sana y la más cercana que tenía.

Un día yo estaba llagando a mi casa después de la escuela, justo después de almorzar, Andrés toca el timbre de mi apartamento y me dice que vaya a su casa a jugar, yo con mucho gusto me fui con él y me di cuenta que estábamos solos en su casa, jugamos aproximadamente 2 horas hasta que nos aburrimos y el decidió cambiar de juego, para mi sorpresa no era un juego, era una película porno, yo le pregunto – ¿vamos a ver eso? – y el me responde – este no lo he visto aun, como me aburrí del juego me provoco esto ahora – me quede mudo y sin saber qué hacer, es la primera vez que algo así me pasa y mi reacción fue seguir la corriente y ver el video con él, estábamos uno al lado de otro sentados en el piso de su cuarto y al poco tiempo Andrés se baja el pantalón y empieza a masturbarse, una vez más me quede congelado, no sabía que hacer al ver lo duro que estaba su pene de color oscuro con esa cabeza rosada en sus manos, lo único que hacía era verlo, y en mi mente pensaba, “me gustan las mujeres, me gustan las chicas de mi salón de clase… pero esto… esto también me gusta”.

Mi pene ya estaba duro y baboso de pura excitación, al ver que él seguía masturbándose, me quité los pantalones y empecé a masturbarme también, estaba súper excitado y lo único que pensaba era en cómo iba a terminar eso, Andrés me dice – tócame, mastúrbame tu – yo le respondí con voz nerviosa – me da pena nunca lo he hecho – me insistía que yo se lo tocara pero yo estaba cohibido, quería hacerlo pero me daba pena, en un instante me miro a los ojos y me dijo – bueno te voy a mostrar cómo se hace para que se te quite la pena – vi su mano lentamente acercarse a mi pene húmedo hasta que me lo agarro y empezó a masturbarme lentamente, dentro de mi habían varias emociones encontradas y pensaba “otro hombre me está tocando, se siente bien que otra persona me toque, me gusta mucho”. Ya con más confianza me atrevo a tocárselo y se sentía divino, más duro y grande que el mío, lo masturbaba poco a poco y veía su cara de placer, el cerraba los ojos y gemía mientras lo tocaba, al cabo del poco tiempo, el dejo de tocarme, y las palabras que salieron de su boca me dejaron impactado – “chúpamelo” – dijo Andrés, mi reacción inmediata fue decirle que “no” no quiero hacerlo y tampoco es como hacerlo, se notaba el gesto de morbo en su cara y me dijo, – déjame mostrarte como se hace esto también – vi su cara bajando hacia mi pene y sentí sus labios calientes abriéndose desde mi cabeza del pene hasta todo lo largo, sentía como se humedecía mas, mi corazón latía más y más rápido, me excitaba de tal manera que solté varios gemidos mientras me lo chupaba, duro poco, pero lo suficiente para que se generaran las ganas suficiente para lanzarme sobre su pene y metérmelo en mi boca de un solo golpe, sentía la piel húmeda rozando mis labios, saboreando el pre-semen por primera vez, todos mis sentidos estaban a tope, me sentía bien haciéndolo, me gustaba chupárselo, subir y bajar mi boca, darle placer con ella, mientras él me masturbaba con una mano y me presionaba levemente la cabeza para que me lo metiera más profundo con la otra, poco a poco me entro más y más en mi boca hasta que el dejo de tocarme, sentía que su pene estaba que explotaba y era eso lo que iba a ocurrir, saco varios gemidos y mi reacción fue sacarme el pene de la boca y masturbarlo rápidamente con mi mano, y con la otra me masturbaba yo mismo, al instante Andrés tensa todo su cuerpo y levanta su camisa y veo como chorros de semen blanco y espeso salen disparados de su pene hacia su pecho, yo no dejaba de tocarme, esa imagen final con todo su semen en el pecho y el resto en mi mano dio tanto placer que yo también acabe, ahora tenía las dos manos llenas de semen de cada uno de nosotros.

Andrés me mira con cara de morbo y una sonrisa de satisfacción y me dice vamos a lavarnos, ambos fuimos al baño y nos limpiamos, la expresión que yo tenía en mi cara era de sorprendido, no sabía ni creía todo lo que acababa de pasar, tenía miedo de lo que dijeran mis padres si se enteraban de todo eso, ¿qué les iba a decir?, Andrés me dijo – quita esa cara que tienes, la pasamos bien, me gustó mucho este rato que pasamos juntos, sé que es tu primera vez haciendo todo esto así que no te preocupes que no pasara nada malo, nadie tiene que enterarse, será nuestro secreto así que quédate tranquilo Alex. – ya limpios, nos ponemos los pantalones y nos dirigimos hacia su puerta, el me abre y se despide de mi dándome la mano como siempre lo hacemos y diciéndome – adiós, nos vemos otro día – en mi mente inocente pensaba que era para jugar video-juegos, pero dentro de mi sentía que quería otro día como ese.

Continuara…

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir