Mi primera mujer, mi hermana

Mi primera mujer, mi hermana
Mi primera mujer, mi hermana

La historia del inicio sexual e i****tuoso, de un joven con su hermana mayor.
De Argentina para el mundo.
La etapa de la adolescencia, genera dudas, inquietudes y preguntas para cualquier chico a esa edad. Fue un cambio que empecé a vivir a partir de los trece años, cuando comenzó en mi, esa curiosidad de saber sobre el sexo opuesto.

Mi familia, es una de las conocidas como “familia tipo”, compuesta por papá, mamá, mi hermana con la que hay una diferencia de 12 años de edad, y yo.
Somos una familia de clase media, papá trabaja en oficina por la mañana y por la tarde. Mamá se ocupa de la casa, de que todo esté en orden, limpio y acomodado. Mi hermana, quien ha fallado en sus anteriores parejas, se dedica solo a su trabajo. Por últmo, yo, quien se entrega solamente al estudio.

En aquella etapa, de la pubertad, mis inquietudes eran saciadas únicamente mirando pornografía por internet, ya que si bien habia estado con algunas chicas, nunca habia conseguido tener relaciones, ni siquiera ver alguna desnuda. Pasaron los años, y yo seguí siendo virgen, era algo que a la vez me preocupaba, ya que todos mis amigos y conocidos habian tenido relaciones y en algunos casos hasta con más de una chica, y yo aun nada.

Cuando cumplí los 16 años de edad, mi vida sexual cambió por completo, no, no debuté, pero comenzó a crecer en mi, un sentimiento algo extraño que me carcomía de culpa en ocasiones pero que me excitaba por demás.

Cierto domingo, mi mamá me manda a despertar a mi hermana para almorzar, era eso de la 1 de la tarde cuando subí las escaleras de camino a su cuarto, iba metido en mi mundo pensando vaya a saber que cosas. Entro a su cuarto, y la ví, extendida en la cama, boca arriba, plenamente dormida. No sé por qué en ese instante, miré alrededor de su habitación, cuando la miré a ella, me percaté de que estaba durmiendo algo destapada, producto del calor veraniego supongo. Recorrí con mi mirada su cuerpo, desde los pies y subiendo me detuve en un punto. Si, podés imaginar, su ropa interior se movió de lugar, y permitió que parte de su vagina quedara descubierta, y eso para mi, era algo nuevo, nunca habia visto una en verdad.
Sentí muchas cosas en ese momento, desde un frio que me recorrió la espalda hasta pensamientos como “que perdedor soy”.

Pero también fue ese el inicio, a partir de ahí cambié y quizas no haya sido bueno, pero la de mi hermana, habia sido la primera concha que vi. Por cierto me excité mucho con lo que vi, pareció una eternidad pero solo habran sido segundos, porque ella se despertó y me preguntó que hacia en su cuarto, a lo que respondí que venia de despertarla para el almuerzo. Salí de ahí, todavía con la imagen en mi mente, no podía dejar de pensar en eso, y mis pantalones lo sabian, porque era imposible disimular la erección que inútilmente trataba de esconder. Bajé a almorzar, casi sin emitir palabra alguna delante de mi familia, lo único que quería era terminar rápido para poder ir a mi habitación a masturbarme. Si, lo sé, soy un degenerado, así también me sentí al darme cuenta de lo que quería hacer, masturbarme pensando en lo que ví. Por fin terminé de almorzar, y salí rápido para mi habitación, cerré la puerta, me tiré en la cama, y cerré los ojos. Mi imaginación volaba, pero la protagonista siempre era la misma, mi hermana.

Empecé a masturbarme, y cada vez imaginando más y más cosas, más y más de ella, pasé varios minutos hasta que llegué al orgasmo. Fue descomunal, nunca habia sentido tanto placer, tanto que aun después de acabar, seguía excitado. Pero mi mente me decía otra cosa, “che, pará, no podés, es tu hermana”. Eso me atormentó por un rato, no sabía con qué cara mirarla cuando baje de mi cuarto. Asi que decidí quedarme encerrado por el resto de la tarde, encendí la compu y me puse a jugar al solitario mientras escuchaba música y pensaba en lo que habia pasado hace un rato nada más.

Casi entrando la noche, y aun sin salir de mi habitación, pensé en buscar en internet algo que a mí me parecia raro y que nunca antes se me habia ocurrido, sexo entre hermanos. Al buscar, me sorprendí, era más común de lo que yo mismo pensaba, y los resultados fueron muchos, desde videos pornográficos, fotos, películas, relatos, inclusive cómics que trataban sobre el tema. Casi desesperadamente empecé a descargar todo lo que iba encontrando, y al ver tantas cosas, mi mente ya pervertida, comenzó a querer más. Nuevamente una excitación recorrió mi interior, esta vez, sin sentir esa culpa que sentí horas antes. Miré apenas un video y no soporté más, sentí la necesidad de masturbarme asi que desaforado empecé a hacerlo. Otra vez, y por segunda en el día, un descomunal orgasmo. Rápidamente me arreglé al sentir los escalones, no me habia percatado pero era hora de la cena y seguro alguien habria subido a buscarme. Era papá, efectivamente la cena estaba lista, asi que baje, y como si fuera obra del mismisimo diablo, dos escalones antes de llegar al piso, la veo, estaba ahí, semi agachada buscando unos papeles en el mueble, y yo, desde la altura y a una corta distancia, tenía una linda visión.

Por primera vez, miraba a mi hermana con ojos de hombre, y a decir verdad, tiene una cola hermosisima y yo sin darme cuenta. Me hice el distraido y pase por al lado de ella, fui a al comedor y me senté a la mesa aun pensando en esa sobresaliente cola.
Los días pasaron, y seguía pensando, imaginando y todo tipo de cosas relacionadas al sexo, pero no fue sino hasta un sábado, casí 2 semanas después de lo ocurrido la primera vez, cuando me dí cuenta de que mi hermana me calentaba demasiado. Entré a ducharme, cerca de las 12 de la noche, y ahí en un rinconcito del baño, habia una bombacha tirada, no era la primera vez que veia una ahí tirada, pero fue la primera vez que la levante para mirarla, y si, era de mi hermana. Me dí cuenta que era suya primero porque era una tanga, y segundo porque tenia estampado una imagen algo infantil, aunque ella sea mayor que yo por 12 años, siempre le gustaron las cosas infantiles. Cuando la lavante del piso, la mire, e instintivamente y sin saber por qué, la lleve a mi nariz para olerla supongo. Al hacer eso, mi excitación fue en aumento, y ya sabia que en la ducha tenia que calmar al monstruo que habia en mi. La deje tal y como la encontré, me meti a la ducha y me masturbé, si, otra vez.

Salí del baño, me cambié, y me dio sed, iba camino a la cocina a tomar algo fresco, cuando iba por el pasillo, vi la luz del cuarto de ella encendida asi que entré, y ahí estaba. Me dice “que andas haciendo pendex?” y le digo nada aca ando, vos? Salis?. Y me dijo que sí, que salía con las chicas porque era el cumpleaños de una de ellas. La miré y asi vestida como estaba le dije que se veia muy linda, a lo que ella sólo esbozó una sonrisa y agradeció. Pasaron 15 minutos después de eso, y mis padres me avisan que iban a salir un rato. Inmediatamente pensé, “quedo solo”, y algo ansioso porque se vayan todos, me fui a mi cuarto a seguir mirando lo que habia descargado de internet dias atrás. Todos se fueron, y yo, excitado otra vez, seguí mirando videos de sexo entre hermanos. Llegó un momento en que no pudé más, mi mano ya me dolía, asi que paré un momento en mi masturbación. Pensé en acostarme en la cama y quizas con la posición más cómoda podria llegar al orgasmo y asi fue, solo que esta vez, me manche bastante y tuve que ir al baño a limpiarme.Ya aliviado, y con mucho calor, volví a tomar agua a la cocina, y nuevamente al pasar por su cuarto, vi la luz encendida, me asusté porque pensé que habia salido ya y entré. No estaba, simplemente se habia olvidado de apagar la luz al irse, ya me iba cuando algo dentro de mi, me hizo volver a su cuarto.

Estuve mirando todo, su cama, su mesa de luz, su armario, y todo lo que habia en el cuarto. Empecé a buscar sin saber que cosa, hasta que dí con un cajon donde guarda la ropa interior, saqué una por una, todas sus bombachas, las puse sobre la cama y las miré. Me di cuenta de que eran todas tangas y colaless, y muy sexys por cierto. Cuando las devolví al cajón, miré hacia un costado, y habia otra que estaba en el piso, la levante y miré, era de color negro, y en su interior habian unas diminutas manchas blanquesinas y amarillentas, ahí recordé un video que habia visto donde la chica se masturba y mancha su ropa interior, y pensé, mi hermana también se masturba. Aunque es algo natural, nunca lo habia pensado, y me pareció muy excitante, pensar en ella masturbandose. Creo que en ese momento perdí la conciencia, porque, cuando me di cuenta, me estaba masturbando en la cama de mi hermana y con su tanga manchada en mi mano. Cuando volví a tomar el control de mis pensamientos, dejé todo como estaba y me fui a mi cuarto a dormir y pensar en lo que hice. Sentimientos de culpa y pena se apoderaron de mi, sabía que estaba mal lo que hice y que era peor aun tener pensamientos sexuales hacia mi hermana. No fue la educación que mis padres me dieron. Pero dentro de todo, no hay nada más prohibido que el i****to, nada más único que eso. Y me excitaba mucho que mi hermana sea tan linda, que use ropa interior tan sexy, y que además, sea pajera, como yo.

Los dias siguieron pasando, y mi hermana desplazó de mi mente al resto de mis pensamientos sexuales. Ya no buscaba en internet videos de chicas hermosas, ni de poses extrañas, solo buscaba videos de sexo entre hermanos. Ella se habia convertido en mi fantasia, la más pervertida, la más sucia, y la que más me gustaba.

El domingo pasó y el lunes llegó, me extrañó ver que ese día mi hermana no trabajó, asi que, cuando le pregunté, me dijo que tenia 3 semanas de vacaciones, y mis pensamientos fueron 2, primero que no tendría casi oportunidad para ir a su cuarto en busca de nuevas evidencias de sus masturbaciones para poder hacer lo mismo yo, y segundo, también me puse un poco contento porque podría verla por más tiempo en casa y asi quizas alimente a mi visión con algún descuido y logre ver algo interesante. Por toda una semana, compartí mucho con ella, largas charlas, salidas a caminar e incluso a tomar helado, también era algo sagrado de las tardes, sentarnos afuera a la sombra, tomar unos mates y reirnos de cualquier cosa. Aunque fue poco tiempo, aprendí de ella más que en años, aprendí sobre sus gustos, lo que le gusta y lo que no, me contó anécdotas que yo ni sabía, lo bueno, lo malo, y todo lo importante que le habia pasado en la vida. Era como conocer a una persona nueva, y me di cuenta de que nada de ella conocía. Tomamos confianza, que antes no teniamos, nos tomamos cariño, y quizas, aunque suene raro, nos hicimos amigos en ese poquito tiempo.

Una noche de las más calurosas, no podia dormir, y era eso de las 3 de la mañana. Me desperté transpirado por el calor, asi que decidi darme una ducha para refrescarme. Cuando terminé, bajé al living a ver tele, quizas enganchara alguna peli buena y me quedara mirando. Masoquista y todo, preparé el mate, me tire en el sillon y encendí el tele. Habia encontrado una porno en tv y me puse a mirar, cuando escucho que alguien baja las escaleras y entonces cambio rápido de canal, miré de reojos, y ante mi, era ella.
_Que hacés despierto pimpollito? – Ella
_No puedo dormir por el calor – Yo
_Si ya sé, y con el quilombo que hiciste en el baño me despertaste. – Ella
_Bueno perdoname! Querés un mate? – Yo
_Dale dame uno, che no hay nada en la tele? – Ella
_No sé, prendí el tele y deje en ese canal ni me fije. – Yo
_Pasame el control, a ver si hay una porno! Jajaja. – Ella
_Ehh? Una porno? Para qué querés eso? Jajaja. – Yo
_Dale, jodeme que no te gustan las porno! Si debes ser un pajerito de áquellos vos. – Ella
_La verdad no, prefiero las chicas de cuerpo natural y esas de las pelis son puro plástico.-
_Mmmm bueno ponele que te creo. Pero eso no quiere decir que no te pajees!!. – Ella
_Ahh no obvio, pero si lo hago, no es mirando porno. – Yo
_Alguna vez te vieron mamá o papá haciendote una?. – Ella
_No nunca, soy discreto para eso y sería un bajon que me vean, asi que tengo cuidado. – Yo
_A mi cuando era chica casi me ve mamá, fue una vergüenza terrible. No me dijo nada pero se dio cuenta de que me estaba pajeando. – Ella
_Cuando eras chica lo hacias muy seguido? – Yo
_Si, como toda chica a esa edad. Y desde que me separé de mi pareja, volví a eso jajaja. – Ella
_Jajaja por que me contás esto? – Yo
_Que? Te m*****a? Pensé que habia confianza…
_No, no me m*****a para nada, solo se me hace raro que mi hermana me cuente estas cosas. – Yo
_Que sé yo pimpollito, charlamos mucho estos dias, pero de sexo no. – Ella
_Si, puede ser. Igual no es que me joda, pero si es raro hablar de esto con vos. – Yo
_Bueno te prometo que no saco el tema de nuevo! – Ella
_Nooo, no hay drama! Para que agarre confianza con vos en esto y no pasa nada! – Yo
_Bueno eso espero! Pero sigamos la charla mañana porque me dio sueñito de nuevo! – Ella
_Andá a dormir dale, yo me quedo un rato más. – Yo
_Noo, anda a dormir vos también! Sino mañana dormis hasta tarde y no vamos a vernos en todo el día seguro. – Ella
_Bueno dale vamos. – Yo

Apagamos la tele, ordenamos un poco el despiole que dejamos, y subimos. Besito de por medio, nos despedimos y cada uno a dormir en su cuarto. Cuando me acosté, empecé a pensar. No pude evitar la excitación al recordar la charla, y más aun, escuchar de propia voz la confirmación de que es tan pajera como yo, me excitó por demás. Nuevamente me masturbe, para no perder la costumbre. Una más y van….
Al otro día, me levante cerca de las 2 de la tarde y con muchas ganas de ver a mi hermana. Fue en lo primero que pensé ni bien abrí los ojos. Me lleve una sorpresa cuando no la vi por toda la casa, y le pregunté a mamá dónde estaba, ella respondió que habia salido con amigas para aprovechar la linda tarde e irse al río. Me sentí un poco traicionado, aunque no tenía por qué, pero ese sentmiento sentí. Lo pensé y le encontré lógica, le quedaban pocos dias de vacaciones asi que deberia aprovecharlos al máximo. Después de todo, es mejor plan irse con amigas al rio, que pasar la tarde conmigo en casa.

Yo hice lo mismo, aproveché para salir un poco y distraerme, dejar de pensar un momento en el sexo y mi hermana. Fui a ver a algunos amigos que hacia tiempo no veia y eso me llevó toda la tarde y parte de la noche, ya que volví a casa cerca de las 2 de la mañana, cuando ya todos dormian. Habrá pasado poco más de una hora, cuando mi hermana llegó a casa. La ayude a entrar sus cosas, que habia llevado varias por cierto, y acomodarlas en su cuarto. Se ve que ella se acordó de mi, y me dijo que en rocompensa por haberse ido y no cumplir de pasar la tarde conmigo, me iba a dar unos mates bien ricos mientras me contaba como la pasó con las amigas. Asi fue, mientras mateabamos, charlamos, y en eso, me mostró como se quemó la espalda con el sol, asi que me pidio que buscará la crema que tenemos en casa para las quemaduras ya que se habia olvidado de llevarla y asi le ponia en la espalda porque sino, no podria dormir.

Con las piernas casi temblando, empece a buscar la bendita crema, cuando volvi a la cocina donde estabamos, ella ya estaba tirada sobre la mesa, sin remera y sin corpiño, con la espalda lisa completamente al aire. Tomé unos instantes para observarla, y pregunté, por donde empiezo? A lo que me respondió que tire un poquito de crema en el centro y empiece suavecito a pasarla por la espalda. Eso hice, y casi como si fuera natural en mi, le di un masaje al que ella calificó como excelente, tanto que logró relajarse y no le dolió que tocara sus partes quemadas por el sol. Después de unos minutos, terminé mi trabajo, ella se puso su remera y me agradeció. Me prometió que al dia siguiente pasaría toda la tarde conmigo y que queria irse a dormir porque estaba muy cansada.

El último favor que me pidió, fue, “me subis a caballito porque me duelen las piernas para caminar y no doy más, dale porfiss”. Encantado, le dije, dale te llevo. Se subio a mi espalda y la agarre casi de la cola, aproveché. La subí casi a los tumbos, y la deje en su cuarto. Me agradeció, me dio un beso de los que hacen ruido. Y a dormir. Yo también hice lo mismo, mañana seria un dia genial para mi. Me dormí con mi pene agarrado, queria masturbarme pero no pude, el sueño me venció.

Al otro día, algo raro sucedió. Alguien me despertó a los gritos, cuando logre despertarme del todo, era ella, con el termo y el mate, habia venido a despertarme con unos ricos mates. Mejor forma de empezar el día no hay. Asi fue, una hermosa sorpresa que me alegró el día desde temprano, casi las 12. Terminamos el mate, y me dijo, “haceme un lugar que tengo fiaca”, asi que me corrí cediendole espacio y se acostó conmigo, seguimos charlando por un momento hasta que mi mamá vino a buscarnos para el almuerzo, y hasta ella se sorprendió al vernos, dijo “que hacen muy acostados ustedes?” levantense vagos!. Nos tentamos de risa los 3, fue algo cómico. Después del almuerzo, nos sentamos a ver tele y continuar charlando de cosas boludas, como de costumbre. Al rato, salimos a caminar, y tomar un helado como postre. Un detalle no menor, todo el camino hacia la heladeria, me tomó de la mano cual si su novió fuera. Incluso hasta se abrazó de mi brazo, y asi fuimos todo el trayecto. En eso, me propuso salir una noche al boliche, si es que no me daba vergüenza salir con ella, que argumento más tonto por favor! Claro que acepté, y el sábado siguiente salimos.

Realmente ella estaba muy bien arreglada y bastante sexy para decir la verdad. Ni bien la vi, no pude evitar tener una erección. Para colmo, cada 5 minutos iba a mi cuarto a preguntarme si le quedaba mejor una ropa u otra. Y eso me gustaba y mucho. Lo mejor fue cuando se puso un vestidito rojo, fue y me mostró, y preguntó si se le marcaba mucho la bombacha, dandosé una vueltita sacando y mostrando la cola. Ese fue mi punto crítico, ya pensaba con la cabeza de abajo y no con la de arriba. Le dije, si un poco se te marca, a lo que respondió, ya vuelvo. Nuevamente apareció y con el mismo, vestido. Preguntó nuevamente lo mismo, y esta vez no se le marcaba. Riendose, dice, me puse un hilo dental, por eso no se marca ahora, pero me siento incomoda, y me preguntó que hacia, si se quedaba asi vestida, o se ponia otra cosa. Le dije, ponete lo que más te guste y cómodo te quede. Ella, como con enojo me dijo, “buee, te pregunto a vos para saber si voy bien vestida y linda y me decis que elija yo” en tono de reclamo. Le dije, si por mi fuera, andá asi que estas bárbara, sonrió, y dijo, bueno, voy asi, pero vas a tener que cuidarme y defenderme en el boliche porque los chicos se ponen bravos con las chicas. Si supiera que el más bravo soy yo..

Llegamos al boliche, pasamos una linda y divertida noche, tomamos un poco, bailamos, y si el dicho dice “más aburrido que bailar con la hermana” a mi no me lo pareció, todo lo contrario, me encanto, y por más que somos hermanos, no tuvo reparos en menear la cola cuando la canción lo ameritaba, ni tampoco pudor en pegar su cuerpo junto al mio. El resultado, una noche excelente, y yo al palo, como era de esperarse. Se hizo tarde y habia que volver a casa, ambos un poco entonados por la joda y el alcohol. Tomamos un taxi a la salida del boliche y directo a casa. En el camino, ella pidió parar el taxi por deseos de vomitar producto de la ingesta alcoholica que tenia. Eso era un sintoma, y aunque aun algo consciente, ella dijo en tono de broma, más vale vomitar en la calle y no en casa con papá y mamá despiertos, ambos largamos la carcajada. Llegamos a casa y senti alivio al fin, solo queria acostarme y dormir, habia sido una noche larga y no me sentia muy bien tampoco, creo que el alcohol me habia pegado un poco.

Al llegar a su cuarto, ella me tomó de la mano, y me pidió por favor que la ayude a acostarse, no daba más, aunque yo tampoco, decidí ayudarla. Se dejó caer en la cama como si muerta estuviera, comencé por quitarle los tacos, una vez hecho eso, le pregunté si se ponia algun pijama para dormir. Solo respondió un débil no. Como pude, le quite el vestido rojo que tan lindo luce con ese cuerpito divino que tiene. Quedó ahí, y para mi sorpresa, no llevaba hilo dental como me habia dicho antes, en realidad, no llevaba ropa interior directamente. Mi corazón comenzó a latir más fuerte, estaba ante mis ojos mi hermana completamente desnuda, y a mi, eso, me quitó hasta la borrachera que traia encima. En un acto reflejo, solo atiné a una cosa, buscar una tanga y una remera para ponerle y acostarla. Hice eso, la vesti, y la acosté. Ya cuando iba a irme, me habló de nuevo, dijo, pimpollito no te vayas, acostate conmigo acá. No lo dudé, me acosté con ella. Con miedo, porque mi erección era grande y más aun sin jean, el boxer hacia resaltar esa parte de mi cuerpo. Apagué la luz, y me meti a su cama. Ella me abrazo cual si un oso de peluche fuera, y se quedó dormida. Yo también.

Cerca de las 7 de la tarde, nos despertamos, primero ella y después yo. Poco nos acordabamos de la noche anterior, pero mi hermana me agradeció por haberla traido sana a casa, por acostarla y cambiarla de ropa y por dormirme con ella. Se ve que eso si recordaba! Hablamos por un instante en la cama, y nos levantamos, ambos con hambre, y decididos a ir a comer algo. Cuando nos percatamos de que en casa no habia nadie, lo cual nos pareció extraño porque nuestros padres siempre avisan si salen, decidimos llamarlos al celular, ella habló con papá, y este le explicó que durante la mañana habian recibido la noticia de que un tío suyo habia sufrido un accidente y que estaba toda la familia en el hospital, pero que mamá vendria a hacernos la cena y después volvería con el para acompañarlo.

Tuvimos un rato a solas, se ve que no habian visto que dormimos juntos, por suerte. Con mi hermana nos turnamos para ducharnos, ambos lo necesitabamos, asi que primero fui yo, y después ella, y en eso llegó mamá a preparar la cena. Apenas probó un bocado y rápidamente se fue a acompañar a papá.
Después de cenar, mi hermana me dijo que saldría un momento. Iba a ir a la casa de una amiga a buscar unas cosas que se olvidó después del viaje y volvería enseguida. Ni bien ella salió fui como un rayo a su habitación, necesitaba una tanga suya para poder masturbarme y calmar un poco la excitación que traia conmigo desde que desperté. Eso hice, entré, busqué esa tanguita blanca que tanto me calentaba, y me tiré en su cama rápidamente a pajearme. Algo inesperado para mi, sucedería.

Mi hermana se habia olvidado su celular, y regresó para buscarlo. Cuando vió que la luz de su cuarto estaba encendida entró, y desde la puerta, asombrada, miraba el espectaculo que estaba dando su hermanito menor, pajeandose descardamente y oliendo una tanga de su propia hermana. Yo sin darme cuenta de su presencia, seguia metido en lo mio, hasta que alguien apagó la luz y de un salto me guarde todo en su lugar. Tembloroso quise pararme para ir a ver quien estaba en casa en ese momento. Cuando alcanzo a incorporarme, senti una presencia y un perfume muy familiar. Estaba acabado, mi hermana me habia visto haciendo algo terrible. De pronto, la luz se enciende y ella entra, con la mirada baja y algo triste me pregunta, “que haces?”.

_Perdoname por favor! . – Yo
_Es asqueroso lo que hacés! . – Ella
_Lo sé, por eso te pido disculpas! . – Yo
_Que te hagas la paja es normal, pero oliendo mi ropa interior? . – Ella
_Se me cae la cara de vergüenza, pero me calientan tus tangas! . – Yo
_Que tienen de caliente? Son un pedazo de tela nada más, yo no le veo atractivo. – Ella
_Ya sé, pero me gustan como te quedan. – Yo
_Encima eso? Te gusta como me quedan a mi? – Ella
_Perdoname, soy un pajero ya lo se. Entendeme, soy virgen.. – Yo
_Que? Virgen? No te creo! . – Ella
_En serio te lo digo, y desde hace un tiempo atrás, me excitás mucho. – Yo
_Basta por favor! No digas pelotudeces! Andate y dejame sola. Mañana hablamos. – Ella
_Perdoname por favor, te juro que no vuelvo a hacer nunca más esto! . – Yo
_Te dije que mañana hablamos, ahora dejame sola, por favor. – Ella

Después de ese breve dialogo, me fui a mi cuarto. Mi corazón latia muy fuerte, tenia muchas sensaciones, miedo, terror, pena, bronca, culpa, muchas más. Logré dormirme, pero horas mas tarde me desperté cuando mi celular sonó por un mensaje de texto, un poco asustado, pensando que serian mis padres que estaban en el hospital, lei el mensaje. Pero me equivoqué, no eran ellos, era mi hermana preguntando si me habia dormido. Pensé la respuesta un segundo y respondí, no puedo dormirme. Enseguida envió otro, que decia, veni que quiero que hablemos. Rapidisimo sali de mi cuarto para ir al suyo, asi como estaba, solo con un boxer de color negro puesto. Entré, y estaba ella ahí, sentada en la cama, aun vestida como hacia rato. Me dijo, cerrá la puerta que los viejos estan durmiendo, y sentate.

Hice lo que me pidió, y aun temblando me senté y la miré atentamente para escuchar lo que me diria.
_Sobre lo que pasó esta noche, estuve pensando. Y no es tan trágico lo que hiciste. Entiendo que a tu edad debes andar a full, y si sos virgen como me decis, más aun. Yo también me pajeo, no creas que no. Es algo natural que nos pasa. Solo que me m*****ó que uses mi ropa interior. – Ella
_Entiendo tu enojo, y te pido perdón. No lo hago más, en serio!. – Yo
_Solo por que te gustan mis tangas las usas para pajearte?. – Ella
_No, la verdad que no. Si bien me gustan, encontré algunas manchadas y con olor rico, eso me motiva más y por eso las uso para pajearme. – Yo
_Me parecia que era eso. Me di cuenta, no soy tonta, a veces dejas mi ropa interior en otro lado donde yo nunca las dejo.Y casi siempre son las que estan manchadas. – Ella
_Es porque al estar manchadas queda un olor rico para mi, se que es asqueroso para vos, pero a mi me pone a full. – Yo
_En serio me decis? No me jodes? . – Ella
_No, no te jodo, es verdad.. Ya se, soy un degenerado de mierda! . – Yo
_No te sientas asi, en ese caso yo también soy una degenerada porque pajeandome y manchando mis bombachas, cuando me di cuenta de que alguien las veia y usaba para algo, no me detuve. Algo dentro de mi que me hacia calentar, me decia que tenia que hacerlo más seguido, asi que, las ultimas que has usado para pajearte, fueron dejadas ahí a propósito! .- Ella
_En serio me decis? No, vos me estas tomando el pelo a mi!!!! . – Yo
_No, no te jodo. Lo hice inconscientemente, no estaba segura, si eras vos, o papá. – Ella
_Papá? Por qué él? Seria más lógico que pienses en mi para eso. – Yo
_Si, algo dentro de mi me decia que eras vos. – Ella
_Entonces es verdad, te pajeabas a proposito para que yo también lo haga. – Yo
_Jajaja, si, algo asi. Te usé de cierta manera para darme placer a mi misma. – Ella
_Pero estabas enojada. – Yo
_Al principio si, porque no quise ver la verdad. – Ella
_Que verdad decis? – Yo
_Que me calienta sentirme deseada por un pendejo que encima de todo es mi hermano. – Ella
_Te digo un secreto? . – Yo
_A ver, decime… – Ella
_Tengo la pija al palo boluda!!! . – Yo
_Jajaja y bueno pajeate, ya que te interrumpí antes, terminá ahora . – Ella
_Bueno dale… pero me voy a mi cuarto! . – Yo
_No boludito, y yo no veo entonces? Dale, hacetela aca mientras te veo. – Ella
_Naa me da vergüenza que me veas… – Yo
_Te propongo algo, nos pajeamos juntos, te parece? – Ella
_Mmmm, bueno ahí si. – Yo
_Ojo, hacemos esto, y muere aca ehh. No se te ocurra contarlo porque nos matan a los 2! – Ella
_Como voy a contar algo asi? Tas loca, ni en p**o lo cuento. – Yo
_Bueno, querés que me saque la tanga asi ves bien? O me la dejo puesta, acabo sobre ella, y ya te queda a vos para otra pajita después en solitario… – Ella
_No, sacatela! Quiero verte bien, después hacete una paja y dejame la tanguita manchada en mi cuarto. – Yo

Ella se sentó en un extremo de la cama, se quito la tanga y dejo al descubierto su bella concha, totalmente depilada, y con los labios algo húmedos podia notar. Yo, me acosté sobre el otro extremo de la cama, mirando hacia ella, me saque mi boxer, dejando libre a mi pene duro. Casi al mismo tiempo empezamos los dos a masturbarnos mientras nos mirabamos el uno al otro. Fue algo increible, estar ahí, pajeandome, frente a mi hermana, y ella haciendo lo mismo conmigo. Movia sus dedos con tal sutileza, que me enloquecia. Podia ver como su concha se dilataba cada vez más, y el flujo comenzaba a salir. Sentia el ruido de sus dedos humedos al moverse de arriba hacia abajo en su concha, con las miradas fijas y cara de excitación, seguimos asi por un largo rato sin emitir una sola palabra.

El silencio, solo era interrumpido por nuestras respiraciones agitadas y algun que otro pequeño gemido de ella. No sé exactamente que tiempo pasó, no sé si fueron minutos, horas, dias, semanas o meses, pero me pareció interminable y lo disfrutaba mucho. Pensé que seria yo el que acabaria primero, pero no. Fue ella.. y con su orgasmo, al verla como se retorcia en la cama pero no aflojaba con los dedos, me excitó demasiado. Vi sus rodillas temblar y casi arrodillada en la cama seguia metiendose los dedos más y más adentro. No aguanté, y acabe como nunca antes lo habia hecho, el chorro de semen, llego hasta su brazo derecho, con el que se pajeaba.

Terminamos, quedamos rendidos en la cama, y ambos mirandonos con una sonrisa picara que delataba lo que habiamos hecho. Ella rompió el silencio diciendo:
_Hermosa paja pimpollito! Hacia mucho tiempo que no tenia un orgasmo asi. – Ella
_Me encantó, gracias! No puedo creer que tenga una hermana asi.. – Yo
_Asi como? Pajera? Puta? i****tuosa? Pervertida? – Ella
_Si todo eso, jajaja. – Yo
_Y a mi me encanta tener un hermanito menor, tan degenerado, sucio, pervertido, pajero, i****tuoso. – Ella
_Creo que nos estamos pasando del limite, no? – Yo
_A qué le tenés miedo? Si lo hacemos bien, esto queda entre vos y yo, y no se entera nadie. – Ella
_Tenés ganas de seguir haciendo esto? – Yo
_Por ahora, solo pajas compartidas como recien. Quizas en algún momento te haga debutar, si es que no lo hacés con alguna putita antes… – Ella
_Me encantaria debutar con vos. Si me prometes que un dia me haces debutar, te juro que no tocó a ninguna otra piba. – Yo
_En serio harias eso por coger conmigo la primera vez? – Ella
_Si, haria eso y todo lo que me pidas, todo lo que quieras, te lo cumplo! – Yo
_Epa, eso me gusta.. Pero mirá que yo soy muy pervertida ehh.. me puede pintar hacer cualquiera y no se si te animarias vos… – Ella
_Como asi? Que cosas por ejemplo? – Yo
_Imaginate, ahora por ejemplo, mamá y papá estan durmiendo, se acostaron hace poquito asi que deben tener el sueño re pesado.. te llevaria hasta la puerta de su cuarto y te empezaria a pajear ahí, sin taparte la boca, vas a tener que aguantar y no hacer ningun ruido. – Ella
_Jajaja, estas loca! Pero me da mucho morbo.. quiero hacerlo, ya! – Yo
_Ahora? Ya? – Ella
_Si ya, ahora, quiero hacerlo, dale! – Yo
_Pero recien te pajeaste.. y yo también! – Ella
_Para que hablas entonces? Ya me hiciste desear…. – Yo
_Uhhh bueno.. dale vamos, sin hacer ruido ehh. – Ella

Nos levantamos de la cama, y sigilosamente fuimos a la puerta de la habitación de mis viejos. Ella se paró detrás de mi, y empezo a acariciarme la pija. Era una sensación espectacular, jamás la habia sentido, y me encantaba lo que me hacia mi hermana. En nada, se puso dura de nuevo. Y ella bien pegada a mi, empezo a susurrarme cosas al oido mientras me pajeaba lentamente. Mi excitación iba en aumento, estaba cerca de mis padres, recibiendo una paja de mi hermana, que a la vez me susurraba cosas al oido que me calentaban mucho más. Ella se sacó la remera que aun tenia puesta, y apoyo sobre mi espalda, sus tetas.. otra sensación nueva que me estremecia..
_Dale pendejo acaba que ya no doy más, y quiero volver al cuarto a pajearme de nuevo. – Ella
_Dale seguí asi que ya acabo dale.. – Yo

Pero no aguante, y me solté de cómo me tenia agarrado.. me puse yo detrás de ella. Y empecé a frotarle mi pija en su culo, mientras con mi mano, empecé a pajearla. Ambos nos moviamos como si estuvieramos cogiendo, pero yo solo me frotaba y la pajeaba.. Un momento después, acabé, y el chorro de semen nuevamente saltó lejos, cayendo en el piso de la habitación de mis padres, mi hermana se asustó por la huella del crimen e instintivamente se agacho para limpiarla con la mano. Pero al agacharse no lo pensé 2 veces, era ahora o nunca. La tomé de la cintura y la empuje sobre mi pija aun dura y latiendo. Entro toda, la senti toda adentro. Lejos, la mejor sensación que tuve en mi vida! Mi hermana quiso gemir pero se tapó la boca, giró la cabeza mirandome y tratando de decir “que hacés?”.

Asi como estaba, la tome bien fuerte y la lleve, ensartada en mi pija, hacia su cuarto. La tiré sobre la cama, boca abajo, y segui cogiendola, bien fuerte, moviendome rápido, con mucha violencia. Ella mordía la almohada para no gritar, de pronto, siento que ella levanta su cola, entró mejor mi pija, y con su mano, comenzó a pajearse. Yo aumente aun más la velocidad de mis movimientos. No pude contenerme y exploté, dentro de ella. Cuando me detuve, me dijo, tranqui bebote, me cuido asi que no pasa nada. Me hizo acostarme boca arriba, y me dijo, ahora es mi turno, te voy a cabalgar la pija. Se subió y empezo a moverse en circulos, primero despacio y despues iba subiendo la velocidad, mientras eso, yo metia un dedo en su culo, y ella se tocaba los pezones. Cogimos asi, un buen rato, disfrutamos, gozamos, y acabamos nuevamente juntos otra vez. Pero habia más, ella con ganas aun, me dijo que queria más pija, pero esta vez, chuparla, me hizo poner en pose de 69, asi que seguimos teniendo sexo, en esta ocasión, oral. Ambos chupabamos nuestros sexos con tal desesperación que era increible. Nos dimos cuenta que amaneció, el sol que entraba por la ventana nos hizo saber que era una linda mañana ya. No nos importó demasiado porque seguimos en ese 69 delicioso hasta que recargamos fuerzas para seguir cogiendo.

Esta vez, en pose tradicional, ella abajo, piernas abiertas, y yo arriba, dandole como si fuera la ultima vez. Fue maravilloso, nos mirabamos mientras lo haciamos y más nos pervertiamos.
_Dale hermanito cogete a tu hermana más fuerte dale. – Ella
_Ya no siento la pija hermanita, pero estoy excitado. – Yo
_Sos insaciable pendejo!! . – Ella
_Y vos? No? Sos terrible puta! – Yo
_Si me gusta tu pija y que? – Ella
_A partir de ahora es solo tuya hermanita ya lo sabes! – Yo
_Vos sos todo mio, sos mi juguete, el que me va a coger todos los dias. – Ella
_Me encanta que seas asi pedazo de puta! – Yo
_Y a mi me encanta ser tu puta pendejo de mierda. – Ella
_Lo vas a ser para siempre? – Yo
_Obvio no pienso perderme de coger por vos por siempre. – Ella
_Dale puta de mierda haceme acabar!!! – Yo
_Ahhahaahhh ahhhhh ahhhhhhhhh uuuuuhhhhhhhhhh aaaaaaaahhhhh dale pendejo partime la concha dale! Meteme más adentro esa tremenda pija gruesa que tenes dale!!! – Ella
_Ohhhhhhhhh uhhhhhhhhhhhhh aaahhhhhhhhh acaaaabooooooooooooooooooo!! Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii acaboooooooooooooooooooooooooooooo!!! Aaaaaaaaaahhhhhhhhh – Yo
_Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh hijo de puta siento tu leche todavia te queda!!! Aaahahhhh ahhhhh ahhhhhhhhhhhh acaboooo pendejoooo acaboooooooooo!! Aaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh – Ella

Después de ese fenomenal polvo, decidimos descansar un poco. Pero ella aun caliente, me pidió que cierre la puerta con llave y duerma con ella, eso si, en cucharita y con mi pija en su concha.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir