enseñandole a mi primo

Babes

enseñandole a mi primo
Yo pasaba los veranos en la casa de mis tíos, donde tenia primos de distintas edades, nunca pensé que tendría una noche y un secreto con uno de ellos jamas. Un verano como tantos, después de jugar a la pelota llego la noche y después de cenar, nos fuimos cada uno a nuestras habitaciones.
Yo no tenia sueño y empece a pensar en cosas que me calentaron ese día, era mi pubertad y era lógico mis pensamientos recurrentes.
Una chica que tenia linda cola pasando, una madre de la mano de su hija que se le notaba su jean apretado y su vagina, me gustaba verles la cola al caminar, como se contorneaban y todas me parecían diferentes. En un momento de ese ensueño siento un golpe en la puerta, era Agustin, mi primo mas chico que yo. Me pregunta si estoy dormido a lo que le contesto que no, tratando de tapar mi insipiente erección. Me dijo que tenia problemas para dormir y si podía quedarse un rato hablando conmigo hasta que le de sueño, le conteste que si, a lo cual el me pregunto si podía ponerse mas cómodo (en remera y calzoncillos) y acostarse en mi cama. Le dije que si.
Empezamos a hablar sobre lo que habíamos hecho en el día, y salio el tema de las chicas, el lo menciono, y yo le seguí la corriente, cuando entro en confianza me dijo que había visto una con unos pechos hermosos, una con una cola hermosa, y demás chicas, menciono todas las que vio, En un momento se quedo callado, y sospeche que algo quería decirme, entonces le pregunte: Vos me queres contar algo, decime estamos acá somos primos, nunca te hice burla de nada y sabes que podes hablar conmigo de lo que sea.
me dijo, bueno pero no o cuentes a nadie, cuando vi a esas chicas, me empece a “mojar”. Sabia de lo que hablaba y le explique que cuando un hombre se excita se “lubrica” y le dije que era el liquido seminal, no era nada malo dije, porque lo vi con cara de vergüenza.
Al decirle esto, note que estaba mas incomodo, quedamos en silencio un rato y al final le pregunte si estaba bien… Tardo en responder pero dijo: En este momento tengo ese liquido seminal que vos decís, casi en un susurro.. No supe que decir en el momento hasta que le pregunte si estaba pensando en alguna chica, me contesto que no, le pregunte si hacia tiempo que no se masturbaba, me dijo que nunca lo había hecho.Yo pensando y pensando , termine preguntándole si era porque estaba en la cama con alguien mas (o sea yo) tardo en responder y dijo que tal vez. Lo tome como un si. Entonces, me acerque mas a el y sin decirle nada puse mi mano sobre su estomago, primero pregunto que estaba haciendo, pero no se movió, no conteste y de a poco fui bajando hasta meter mi mano dentro de sus calzoncillos, toque su pelvis y después su pene, que estaba fláccido, pero si mojado. Le dije quédate tranquilo que eso es normal.
saque mi mano y quedamos asi un rato. Vi que no se dormia y me miraba de vez en cuando, entonces me levante, cerré la puerta con llave y le dije: puedo mostrarte mas si queres, sino algun dia lo aprenderas. Lo penso pocos segundos y me dijo que si, que le enseñe que pasaba.
Prendi la luz, saque las sabanas y empece a bajar sus calzoncillos, su pene era muy lindo, chico por su edad, pero lindo, lo vi medio incomodo le dije que si quería que yo tambien le mostrara mi pene a lo cual respondio que si, me baje los pantalones y le mostre mi pene. Se lo quedo mirando, hasta que me acoste a su lado y empece a tocar su pene, en pocos segundos ya estaba erecto, toque su liquido seminal, me lo meti en mi boca y en la de el para que vea que era dulce y rico. Yo también estaba excitado y erecto, pero no me toco. Le acaricie las piernas, mientras sostenia su pene en mi mano, le toque sus testiculos y meti mi pene en su boca, fueron segundos, hasta que el acabo despues de chuparselo. Me trague su semen, y no deje ninguna gota que se escapara.
No dijimos nada, pero lo note mas relajado, el se dio vuelta y yo con mi pene erecto lo abrace, apoyando mi pene en su cola y el se sintió a gusto, así nos dormimos.
a la mañana yo desperte antes y al desayunar nos miramos y el me sonreia cada vez que nadie nos veia, el ya sabia que si se tiran los dados, el azar nos volveria a juntar otra vez…

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir